¿Cuántas veces al año planificas tus objetivos? ¿Tienes claro a dónde te diriges? ¿Sabes a qué quieres dedicar tu tiempo? Si me hubiesen hecho estas preguntas hace unos meses, no habría sabido responder.

Me encontraba entre dos cuestiones; por un lado, el exceso de planificación me causaba un agobio descomunal, por el otro, no tener metas me hacía ir a la deriva. La famosa lista de propósitos de enero se quedaba debajo de la pila de papeles para no volver a ser consultada; y si establecía objetivos mensuales, me faltaban días para alcanzarlos.

Hace poco, descubrí la planificación a 90 días o quarterly planning, gracias a este vídeo de Sarra Cannon. La ventaja principal es que permite simultáneamente una visión a corto y largo plazo, y puede utilizarse para llevar a cabo proyectos laborales o personales.

Como en todos los sistemas, es bueno empezar con lo más elemental y ver cómo le funciona a cada uno/a. Por este motivo, hoy te traigo una versión simplificada con imprimibles para hacer la tarea más sencilla.

  • En primer lugar, dividiremos el año en cuatro cuartiles o trimestres. Estamos a pocos días de empezar el cuarto cuartil, que va de octubre a diciembre, por lo que es un momento perfecto para estrenar este sistema.
  • En la primera página, escogeremos una temática para el cuartil. ¿En qué ámbito quieres enfocarte estos tres meses? Supongamos que utilizamos el sistema para nuestros objetivos personales, y decidimos que queremos trabajar en la relación con nuestros amigos y familia.
  • Alrededor de esta temática, estableceremos unos objetivos. Puede ser uno solamente, dos o tres. Ya verás que en este caso, menos es más.
  • En los recuadros de la derecha, haremos un pequeño brainstorming. ¿Qué proyectos concretos puedo asignar a cada objetivo? Piensa que este sistema pretende ayudarte a concretar tus objetivos en pequeñas acciones realizables, procura relajarte y no te agobies si ves que no puedes con todo. Aunque sólo hagas una cosa, ¡Será mejor que nada!
  • El siguiente paso es “romper” cada proyecto en un conjunto de tareas. Las tres páginas siguientes corresponden a los tres objetivos. Dedica un tiempo a pensar qué acciones son necesarias para llevar a cabo cada proyecto.

¡Ya lo tienes!

A partir de aquí, existen diferentes maneras de gestionar las tareas; algunas personas utilizan post-it de colores (uno por tarea) sobre una pizarra de rotuladores, otras prefieren una agenda o planificador mensual…

Una condición para que este sistema no se vaya de las manos es centrarse en los objetivos y proyectos que están en el plan. Todas las ideas que nos surjan durante los tres meses, podemos apuntarlas en el recuadro “Notas” de la primera página, y convertirlas en realidad en el cuartil siguiente.

Otro día hablaremos de los tableros Kanban y cómo vincularlos a esta manera de planificar. Si quieres un adelanto, puedes mirar el vídeo que he vinculado arriba.

Si lo pruebas, ¡Cuéntame qué tal!

E.

4 comentarios sobre “Planificando a 90 días

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s